Seleccionar página

Cerrajeros Urgentes
Todos en casa tenemos puertas para nuestros accesos, incluso portones automáticos, puertas plegables, ventanas, y cualquier otra estructura sea decorativa o que se pueda usar.
También es notable que todas estas estructuras requieren de un mantenimiento o vigilancia adecuados para que puedan durar a lo largo del tiempo, lo mejor de todo es que este mantenimiento no es necesario que lo realice un técnico especialista, ya que por tu cuenta puedes efectuarlo de manera fácil, sólo siguiendo algunas instrucciones y haciendo uso de unas sencillas herramientas con lo cual obtendrás un trabajo de calidad, ahorrándole mucho dinero a tu bolsillo y teniendo la certeza de que tu trabajo quedará excelente colocando en correcta funcionalidad tu puerta.
¿En qué tipo de puertas puede ocurrir el roce?
Los roces pueden ocurrir en distintos tipos de puertas como por ejemplo en puertas acorazadas, puertas blindadas, puertas de madera, puertas de aluminio, puertas plegables, puertas deslizantes, entre otras.
Lo importante que hay que tener en cuenta es que en ocasiones el roce es normal y común como por ejemplo en puertas deslizantes sin embargo aquellos roces que ocurre en las puertas de apertura y cierre más comunes, no son normales y es por ello que en este apartado se tratarán los roces con este tipo de puertas.
¿Por qué ocurre el roce de las puertas?
Muchas veces el uso inadecuado de una puerta ocasiona que esta se desnivele, por ejemplo cuando solemos abrirla de manera intempestiva, cerrarla forzosamente, darle golpes, desajustar los tornillos de las bisagras, entre otras causas.
Todo lo anterior, permite que la puerta se desnivel y pueda ocasionar un roce con el marco, con la parte inferior, o con la parte superior de la puerta. En otros casos, el roce se debe a un mal diseño propio de la puerta. Cualquiera que sea el caso es importante corregirlo ya que puede ocasionar daños estéticos e incluso puede dañar la funcionalidad de la puerta al mantenerla cerrada ocasionando que el trabajo de repararla sea más complejo.
¿Cómo darle solución al problema?
Darle solución al problema pasa por seguir una serie de instrucciones sencillas, como por ejemplo las siguientes:
En primer lugar deberás tener a la mano un juego de destornilladores, juegos de llaves Allen, unas tenazas, alambre, un trapo seco, lija o cualquier material para cepillar y desgastar la superficie. Posteriormente procederemos a observar la puerta que tiene problemas, notando en que parte o lugar ocurre el roce.
Una vez hayamos detectado el roce de la puerta entonces deberemos aperturarla y observar si esto es ocasionado por un defecto en la propia puerta o debido a un desnivel en las bisagras.
Si es debido a desnivel en las bisagras entonces deberemos ajustar los tornillos correctamente con las herramientas que mencionamos en párrafos anteriores, si este no es el caso entonces tenemos que verificar que las bisagras no están rotas y en caso contrario deberemos retirarlas.
Si el problema se debe a un mal diseño la puerta, entonces haremos uso de la lija o un material que permita desgastar la superficie de la puerta, en este sentido, la puerta logrará nivelarse y entonces se podrá eliminar el roce que ocurre ya sea con el marco o con la parte inferior de la misma.
Cabe destacar, cabe destacar que si el roce ocurre en la parte inferior de la puerta deberás desmontarla para poder lijarla y desgastar la superficie fácilmente.
Cada vez tengamos que realizar un mantenimiento en nuestro hogar debemos contar con las herramienta necesarias, sin embargo muchas veces el trabajo es sencillo y es por ello que no necesitamos a un técnico al cual debamos pagarle por sus costosos servicios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
LLAMA AHORA